Literatura oriental en mi estantería (III)

Mi amor por la literatura oriental se refleja en mis estanterías, por lo que hace un tiempo decidí ir enseñando los autores orientales que en ella habitan. Ha llegado el momento de publicar la tercera entrega de esta sección. Si aún no habéis leído las entradas anteriores, os recomiendo hacerlo (primera entrada y segunda entrada). En este caso, como en la entrada anterior, los tres autores son japoneses.

japon2

 

En la entrada anterior os hablé de tres autores que ya había leído, en este caso no he leído a los tres. Y he decidido comenzar por la autora a la que aún no he leído, pero espero no tardar en hacerlo, Kiharu Nakamura. De Kiharu tengo su novela autobiográfica ‘Vida de una geisha: memorias de una auténtica geisha’. Novela que aún no he leído pero me gustaría hacerlo a lo largo de este año. Kiharu siempre estuvo muy interesada por el mundo de las geishas, desde que era muy niña. Su padre tenía un hospital donde la mayoría de clientes eran geishas, y eso hizo que se interesara aún más por su mundo. Llegó el momento, a los dieciséis años, en el que decidió formarse como una de ellas, a pesar de que su madre se oponía totalmente. Como curiosidad, en su época fue la única geisha que sabía hablar en inglés. Trabajó en este mundo hasta que se casó y, junto a su marido, se fue a vivir a Calcuta hasta el comienzo de la II Guerra Mundial. En ese momento tuvieron que volver a Japón, pero por diferentes circunstancias se quedó sola y tuvo que empezar a cuidar a la madre y abuela de su casa de geishas. A partir de este momento tuvo una vida bastante complicada, pero he decidido no ahondar más en ella, sino descubrirla cuando lea su novela. Cosa que espero hacer en cuanto pueda y hablaros en el blog más extensamente sobre ella.

Los dos siguientes autores de los que os voy a hablar están enlazados entre si, por decirlo de alguna forma, Yukio Mishima y Yasunari Kawabata. Estos dos autores eran amigos, Kawabata era el mentor de Mishima. Pero no me centraré en ellos como amigos, ni en su relación, sino que quiero hablaros de cada uno de ellos. Voy a comenzar por Yukio Mishima, autor al que descubrí el año pasado, leyéndolo dos veces. En cuanto a su vida, no me voy a extender, he decidido dejaros el vídeo (Hablemos de… Yukio Mishima)  que publiqué en mi canal hace un tiempo, en el que ahondo y hablo de la vida de este autor. En cuanto a las obras que tengo ahora mismo, son dos, aunque una es un préstamo de un amigo, pero decidí meterla en esta entrada. Por un lado tengo ‘El color prohibido’, fue la primera novela que leí del autor. Es una de las novelas más extensas del autor y tengo que reconocer que le tenía un poco de miedo. Cuando lo leí, recuerdo que tenía sentimientos encontrados, me gustó como estaba escrito, como Mishima trabajaba los personajes y describía los detalles. Pero, había un pero muy grande, y es que la mujer solamente aparecía para ser vejada, y eso dejaba un sabor agridulce. Hace un tiempo que quiero recuperar mi opinión en este blog y no creo que tarde en hacerlo, para poder extenderme más. En cuanto a el otro libro suyo, es ‘El marino que perdió la gracia del mar’, novela que he leído más recientemente y de la que todavía no publiqué mi opinión (próximamente lo haré…). En este caso se trata de un relato más breve y tengo que reconocer que en aspectos generales me dejó mejor sabor de boca. Volví a encontrarme con esas descripciones, con esos silencios que aportan mucho a la lectura. Sinceramente, he disfrutado mucho de esta lectura y me ha dejado con ganas de más, con ganas de seguir descubriendo a este autor. Como inciso quiero decir, que próximamente publicaré las dos entradas de estos dos libros, porque es un autor que ha sido todo un descubrimiento para mi y es poco vergonzoso que no tenga las opiniones de sus libros publicadas.

En cuanto a Yasunari Kawabata, lo descubrí gracias a la lectura conjunta de ‘País de nieve’, organizada por Isa-Janis en el 2014, si no recuerdo mal. Recuerdo perfectamente los sentimientos que me despertó esta lectura, no me convenció del todo pero las descripciones del autor me apasionaron. Me gustó mucho como estaba narrada la historia pero mi gran problema es que no conecté con los personajes. Tuvieron que pasar dos años para que volviera a leer a este autor, y fue con ‘Kioto’, novela con la que me conquistó totalmente el autor. De esta novela tenéis una opinión más extensa en esta entrada. En aspectos generales decir que me apasionó la forma de narración, como se para en ciertos detalles, como describe los escenarios de la novela. Ha sido una lectura muy bonita y que me deja con ganas de seguir descubriendo a este autor. Y ahora tengo otra de sus novelas esperando su momento en la estantería, ‘El rumor de la montaña’, novela que pretendo, y espero, leer en a lo largo de este año. En cuanto a su vida, es muy extensa, así que he decidido hablaros de algunas curiosidades sobre él. Kawabata fue el primer escritor japonés que recibió el Premio Nobel de Literatura, en 1968. Esto fue un hito ya que estos premios suecos no tienen mucha consideración a los autores nipones. Tuvieron que pasar 67 años, desde la creación del premio, para que un autor nipón fuera reconocido con este premio. Otra curiosidad es que aunque principalmente se le conoce por ser escritor, también fue guionista y actor de cine. En un futuro me gustaría grabar un vídeo para el canal, o hacer una entrada para el blog, hablando más extensamente de su vida.


→ ¿Habéis leído a alguno de estos tres autores? También me gustaría, que me dejarais en comentarios recomendaciones de literatura oriental. 

Anuncios

Kioto | Yasunari Kawabata

 Chieko es la hija de Takichiro Sada, un prestigioso diseñador de kimonos. Desde pequeña ha creído que una geisha la abandonó siendo una recién nacida, pero al cumplir IMG_20170509_100537_705veinte años, por azar, descubre la verdad: sus padres adoptivos, ansiosos por tener un bebé, la hallaron sola bajo unos cerezos…y se la llevaron.

El amor que siente por ellos colma su corazón de tal modo que nunca ha tenido deseos de buscar a sus verdaderos progenitores, pero ahora la situación ha cambiado de forma inesperada, y Chievo deberá encontrar su propia identidad y su lugar en el mundo.

“Por más bondadosa que sea una persona, siempre tiene mucho que corregir en su interior… ¿pero acaso eso no está bien?”

Es el segundo libro que leo de Yasunari Kawabata y tras leerlo tengo clara una cosa, lo más importante en sus libros son las descripciones. Unas descripciones muy cuidadas, escritas con mimo, que consiguen transportarte e imaginarte cualquier cosa que te describa. Pero dentro de sus descripciones hay que destacar unas, las de los espacios donde se desarrolla la historia. Describe los paisajes de una forma exquisita, te transporta a los lugares en los que transcurre la historia. En este caso te transporta a los jardines de Kioto, a los bosques de altos cedros, a los parques llenos de cerezos en flor.

También tienen mucha importancia las descripciones de las telas de los kimonos y los obis. Te describe su textura, sus colores, sus dibujos, parece que estás tocando esas telas tan bonitas, parece que te las está enseñando para que elijas cuál quieres. Esto es porque los padres de nuestra protagonista son mayoristas de diseños de telas y kimonos. Y es un tema muy importante en la novela ya que vamos viendo como la moda va cambiando y al padre no le viene la inspiración para adaptarse a los nuevos patrones.

“La buena fortuna es breve, y la soledad es larga.”

Kioto es el título de la novela, es el escenario de la historia y es también un personaje más. Conocemos sus festividades, recorremos sus calles y sus jardines, conocemos sus costumbres. Kioto es un protagonista importante en la historia de Chievo, Kioto es testigo de todo lo que le ocurre a nuestra protagonista.

Aunque la protagonista real es Chieko, una joven que ha sido adoptada, una expósita. Sus padres le cuentan diferentes versiones sobre su adopción y eso hace que su pasado resulte bastante misterioso. Ella no pensaba nunca en su pasado pero un encuentro hace que las cosas cambien y que se empiece a interesar en ello. ¿Es necesario conocer el pasado para poder tener un mejor presente y futuro? Nunca has pensado en tu pasado, nunca te ha interesado porque consideras a tus padres adoptivos como si fueran los de verdad, pero un día te encuentras con algo que te descoloca totalmente. ¿Te quedas con las ganas de saber lo que ocurrió de verdad?, ¿te quedas con las ganas de saber de donde provienes realmente?

Chieko es una joven que en ciertos momentos me pareció que estaba muy anticuada comparándola con su entorno. Una joven muy bien educada que respeta a sus padres y a todas las personas que la rodean. Os contaría mucho más pero tengo que reconocer que me he guardado lo más importante. Probablemente sería lo que más me daría que hablar, de lo que más me gustaría hablaros, pero seamos sinceros: no gusta que nos cuenten todas las sorpresas que guarda una novela. Como último apunte quería decir que puede que las novelas de este autor se os hagan lentas, pero es que son para leerlas con calma, para ir saboreando cada detalle que nos encontramos.


📖  Título original: Koto | Traducción: Mirta Rosenberg | 234 pag | Austral Contemporánea | 1961 – 2014 | 3’5/5

📎 Más reseñas de este libro: El peso del aire (Isa-Janis)