Del color de la leche | Nell Leyshon

Cuando cogí esta novela en la biblioteca tenía un sentimiento contradictorio, tenía muchas ganas de leerlo pero a la vez le tenía bastante miedo. ¿Por qué? Pues muy fácil, soy una persona que intenta apartar las expectativas pero a veces es imposible.Y las expectativas son muy traicioneras, vas con las expectativas demasiado altas y luego te encuentras con algo que no te parece para tanto. Antes de leerlo me pregunté: ¿será tan impactante como la gente dice? o ¿tendrá ese punto tan original que todos los lectores destacan?. En este caso puedo decir que las expectativas quedaron satisfechas, la gente que lo alababa no se equivocaba y quedé muy satisfecha con esta lectura, me alegro de haberle dado una oportunidad.

978841560134

Título: Del color de la leche

Título original: The color of milk

Autora: Nell Leyshon

Traducción: Mariano Peyrou

Páginas: 174

Editorial: Sexto piso

Año de publicación: 2012 – 2013


Mary, nuestra protagonista, es una niña de quince años que en esta novela nos narra su propia historia. Vive en una granja de la Inglaterra rural, en 1830, junto a su familia. Mary tiene dos peculiaridades: tiene el pelo del color de la leche y nació con un defecto físico en una pierna. Sus padres deciden mandarla a trabajar a la casa del vicario como criada para cuidar a la mujer de éste, que está enferma. En esa casa no solamente va a ayudar a la mujer del vicario sino que va a aprender algo muy importante, va a aprender a leer y escribir. A partir de ese momento es cuando se da cuenta de que puede escribir su propia historia y es lo que hace.

“me he planteado el objetivo de no preocuparme por nada. la vida puede ser un aburrimiento o un placer. yo elijo esta última opción.”

Estamos ante una novela de las que dejan al lector trastocado, de las que llegan al corazón y de las que cuesta olvidar. Cuando una novela me deja trastocada, me cuesta mucho hablar de ella, y este es uno de esos casos. Cuando cerré el libro me quedé totalmente hundida, me pasé un gran rato pensando y digiriendo todo lo que acababa de leer. Y tenía algo claro, no sabría ni podría explicaros todo lo que me transmitió esta lectura. Quería contar lo mínimo de la historia, como siempre intento, pero contar lo suficiente como para que os animéis a leerlo porque merece la pena, y mucho.

“a veces tener memoria es una buena cosa, porque ahí está la historia de tu vida y sin ella no habría nada, pero otras veces tu memoria guarda cosas que preferirías no volver a saber nunca y, por mucho que intentes quitárselas de la cabeza, siempre vuelven.”

Del color de la leche es una novela que empieza fuerte, la primera página te llega directamente al corazón y desde ese momento ya sabes que tienes entre las manos una lectura muy especial. En esa primera página Mary, nuestra protagonista, se nos presenta y desde ese momento ya le cogemos cariño. Es muy curioso como esta novela está escrita, es algo que llama la atención desde un principio y pronto le encontraremos sentido. Mary nos cuenta toda su historia sin usar ni una sola mayúscula y eso es algo que le choca al lector. Pero según avanzas te adaptas y entiendes porque utiliza ese recurso la autora, entiendes que quiere trasmitir.

Todo el peso de esta novela recae ante nuestra protagonista, una protagonista que me ha gustado mucho, que es muy directa y que te dice todo lo que le viene a la cabeza. No sabe morderse la lengua y aunque eso no siempre es bueno es algo que destaco, a mi me gustan los personajes así, personajes que no te esconden nada. Además es una protagonista con mucha fuerza, cosa que trasmite desde que es una niña. Mary tiene un defecto físico pero eso no la hace más pequeña ni la trastorna, ella intenta olvidarlo en todo momento y no permite que ese defecto le impida hacer todo lo que quiere. Mary es una protagonista que tiene una gran evolución, se nota como afecta en ella el cambio de vida, de la granja a trabajar en la casa del vicario. Destacar el proceso de cómo aprende a leer y a escribir, vas viendo como va avanzando poco a poco y estás deseando que avance aún más.

“no hace falta que me digas a mí que lo sientes, dije yo. la persona a la que le quieres decir que lo sientes ya no está, así que es demasiado tarde. sabes, tienes que pensar las cosas antes de hacerlas y de decirlas.”

También quiero destacar la relación que tiene nuestra protagonista con su abuelo, me pareció muy bonita. Me gustaban mucho los momentos en los que hablaba de él y nos contaba sus conversaciones. Sin duda tenían una relación muy especial y eso traspasa las páginas.

No es una historia perfecta, puedes encontrarle diferentes fallos pero, sinceramente, para mi eso ha sido lo de menos. Te centras en lo que te cuenta Mary y es imposible que termines el libro sin que te haya afectado. Hay momentos que puedes ir intuyendo, momentos muy duros que esperabas que no sucedieran y que aunque los intuyes, consiguen destrozarte. Tengo que decir que pensé que estaba preparada para el final y no fue así, me pilló totalmente desprevenida, no me podía creer lo que estaba leyendo. Cerré el libro y no lo podía soltar de entre mis manos, no podía ser real, no quería que ese fuera el final. Estamos ante una novela que me dejó muy destrozada, pero no solamente el final, toda la historia te va desgarrando poco a poco. Conocer la vida de Mary y ver como nos la va narrando ella misma te va desgarrando por dentro palabra a palabra.


📎 Más reseñas de este libro: El pájaro verde y La hierba roja

Anuncios