Cerezos en la oscuridad | Higuchi Ichiyō

A veces, no salen las palabras, y otras en cambio, salen a borbotones y te es imposible no escribirlas. Quiero avisar, desde un principio, que esta entrada va a ser bastante extensa. La fui escribiendo a medida que leí los relatos, y cuando terminé me di cuenta de su extensión. Estuve pensando como recortarla pero sinceramente, no lo veo justo. No lo veo justo porque considero que sería morderme la lengua y no quiero hacerlo. Quiero, mejor dicho, necesito, plasmar todo lo que sentí con esta lectura.

Soy una persona que rehuye de los prólogos o introducciones, las suelo dejar para leer al final y esto es debido a una mala experiencia (una introducción que me destripo totalmente el libro). En este caso me animé e hice una excepción, me leí la introducción al principio ya que me picaba la curiosidad.18664362_434632153581568_5036018305978239895_n ‘Cerezos en la oscuridad’ consta con una introducción escrita por Carlos Rubio, una introducción extensa, con mucho contenido, pero que me ha parecido maravillosa, muy interesante. Por eso, antes de centrarme en los relatos quiero hablar un poco de lo que me ha parecido la introducción. Nos pone un poco en contexto, nos habla de la época en la que fueron escritos los relatos para que así podamos comprenderlos mejor. No quiero destriparos la lectura de esta magnífica introducción por lo que solamente quiero destacar las partes que más me han gustado. Por un lado, el apartado ‘Ser mujer en la Era Meji’, me ha parecido muy interesante y además está repleto de referencias y recomendaciones. Me hizo especial ilusión encontrarme una referencia a Fumiko Enchi y su novela ‘Los años de espera‘. Y por otro lado, me ha gustado muchísimo conocer un poco la vida de la autora antes de ponerme a leer sus relatos. Higuchi Ichiyō tuvo una vida breve y muy dura. Y al conocer pinceladas de su vida considero que se comprenden mejor sus escritos, los relatos que nos encontramos a continuación. Y ahora sí, ya me voy a centrar en los seis relatos que nos encontramos en esta colección.

🎐  Cerezos en la oscuridad / Yamizakura (1982)

Cerezos en la oscuridad es un relato breve que la autora escribió a petición de Nakarai Tousi, periodista y autor al que se le puede considerar como mentor de la autora. En este primer relato, el más breve de la colección, la autora nos narra una historia bonita y triste a partes iguales. Ryōnosuke y Chiyo son dos jóvenes que se tienen mucho cariño desde que son niños, como si fueran hermanos. Pero ella no está del todo satisfecha con este trato, con esa relación, ya que sus sentimientos van más allá. ¿Cómo actuar ante el despertar de esos sentimientos? ¿Cómo hacer para que él se de cuenta de lo que realmente siente ella?

“¿Cómo era mi corazón hasta ayer? ¿En dónde estaba escondido este sentimiento? Una vez que lo percibo, mi alma se agita y ya no lo puede frenar.”

Este primer relato para mi destaca por cómo está escrito. Mi primera toma de contacto con la autora me deja claro que escribe de una forma muy bonita, muy poética, trata la historia con mucho mimo. En una historia muy breve consigue que el lector se ponga en la piel de los dos protagonistas, consigue que los comprendamos a los dos. En cuanto a su final, nos encontramos con un final abierto que deja al lector pensando en la posible conclusión. Es el lector el encargado de poner el punto final, el encargado de decidir cómo concluir la historia.

🎐  Día de Año Viejo / Ootsugomori (1894)

Día de Año Viejo, segundo relato de la colección, se centra en la historia de Mine, una joven criada. Mine proviene de una familia muy pobre, sin recursos, y trabaja de criada para una familia muy adinerada. A pesar de ser una familia que tiene una abundante economía, se podría decir que a la hora de la verdad tienen el puño cerrado. Este relato se podría decir que juega un poco con el lector. No narra directamente todo lo que sucede y en ese punto es donde entra el lector, donde tiene que leer entre líneas y tiene que sacar sus propias conclusiones. Con la lectura de este relato, el lector empieza a reflexionar y se da cuenta de dos detalles bastante reales. A veces, por ayudar a alguien a quien se quiere o se aprecia, se hace algo que nunca se haría en otra circunstancia. Se olvidan las posibles consecuencias y se realiza, sin pensarlo demasiado. Y también, a veces, se suele tachar a una persona como mala persona pero en realidad no lo es tanto, tiene su lado bueno, su lado desconocido. Esas son las dos conclusiones que he sacado de la lectura de este relato. Por último hablar de nuevo del final, un final abierto, un tanto sorprendente y que deja al lector decidir cómo finalizarlo.

🎐  Aguas cenagosas / Nigorie (1985)

Aguas cenagosas, tercer relato, me ha parecido muy interesante, tanto por los temas que trata como por cómo plasma la situación de la mujer de esa época. En este relato conocemos la historia de tres personajes: Riki, Genshiki y Hatsu. Tengo que destacar que gracias a la acertada narración, podemos comprender perfectamente la situación por la que están pasando los tres. Riki, el personaje principal, es una chica joven que ha tenido una vida bastante difícil. Vive y trabaja en un burdel, y allí destaca en comparación con sus compañeras. Cuando Genshiki la conoce en ese burdel, queda totalmente prendado de ella y esta situación cambiará totalmente su vida.

“La flor de loto es pura, aunque nazca en el lodo.”

No quiero entrar en más detalles, no quiero desvelar quien es Hatsu y que importancia tiene en la historia, ni tampoco quiero desvelar lo que ocurre entre los tres personajes. En los dos anteriores relatos también se narra la situación de la mujer pero en este relato en concreto me ha parecido que esa situación está mejor plasmada. Veremos las dos caras de la moneda, veremos a dos mujeres, muy diferentes entre ellas, en diferentes situaciones. En cuanto al final, tengo que reconocer que en un principio me dejó un poco confusa, tuve la necesidad de leerlo dos veces, sentía que se me escapaba algo.

🎐  Noche de Plenilunio / Wakaremichi (1895)

Noche de Plenilunio, cuarto relato, es sin duda uno de mis relatos favoritos. En este relato, la autora vuelve a plasmar la situación de la mujer de la época. Seki, la protagonista, está pasando por una situación muy complicada, su matrimonio es horrible. Lo ha estado aguantando pero en esta vida, todo tiene un límite. Acude a la casa de sus padres a contarles su situación y esa misma noche se encuentra con una persona de su pasado.

“Cuando la noche avanza, el camino se queda muy solitario.”

Es muy duro leer las palabras de Seki, leer como narra a sus padres la situación con su marido. No voy a entrar en detalles, no quiero hablar de lo que sucede en la casa de sus padres, pero tengo que reconocer que me he quedado un poco apagada, por decirlo de alguna forma. Como ya he dicho, esa misma noche se encuentra a una persona de su pasado. Y es increíble cómo la autora transmite perfectamente lo que ocurre, como esa persona de alguna forma trastoca tu presente, te hace sentir melancolía. Sin duda, un encuentro fortuito te puede trastocar, te puede traer recuerdos, te puede cambiar tu presente. Por supuesto, nos volvemos a encontrar un final abierto, acompañado de una frase muy significativa y bonita. Este relato es uno de mis favoritos porque me ha hecho reflexionar mucho. Reflexionar sobre varios temas, a destacar sobre cómo una persona puede dejar atrás sus sentimientos para hacer lo que se ve correcto.

🎐  Encrucijada / Jūsanya (1896)

Encrucijada, quinto relato. En este relato conocemos a Kichi y Kyō, y la amistad que los une. Kichi es un niño huérfano que trabaja como paragüero, y Kyō es una joven costurera que está cansada de remendar kimonos viejos. Debido a ello, decide cambiar de aires, decide cambiar de trabajo. Esta decisión defrauda totalmente al niño, le tiene mucho cariño y ese cambio de trabajo no le parece bueno para ella. El lector será testigo de esa amistad y de cómo la joven defrauda totalmente al niño. Cuando se es niño, se tiene una percepción totalmente diferente de las cosas y en este relato queda totalmente reflejado. Es el relato que menos me ha gustado de todos, sin ninguna duda. No sé realmente lo que me ocurrió con este relato, pero no he conseguido disfrutar de su lectura tanto como de la lectura de los anteriores. Sinceramente, me ha parecido que es el más flojos de todos los de esta colección. Además, el relato me pareció como muy apresurado y el final, de nuevo abierto, me ha resultado demasiado brusco. Me hubiera gustado que la autora le hubiera dedicado unas páginas más.

🎐  Dejando atrás la infancia / Takekurabe (1986)

Dejando atrás la infancia, sexto y último relato de esta colección. Es el relato más extenso y también el que me ha parecido más especial, sin ninguna duda. En este caso nos encontramos con un título que ya lo dice todo. Midori, Shinnyo y Shota son los protagonistas de esta historia. Son una niña y dos niños que están en ese momento tan complicado, el paso de la infancia a la adolescencia. El lector será testigo de cómo va evolucionando la vida de estos tres niños, de cómo tienen que dejar atrás las épocas de juego y centrarse en lo que será su vida a partir de ese momento.

“La dolorosa espera, a medianoche, de un calentador de pies. Eso es precisamente el amor.”

Este relato, como ya he dicho, me ha parecido el más especial. Plasma perfectamente ese momento tan duro, ese proceso en el que la vida de un niño cambia. También, la confusión, el temor, que acecha al niño cuando tiene que dejar a un lado la infancia, cuando tiene que madurar. También destaca por su ambientación, muy interesante, en uno de los barrios más famosos por las casas de té, Yoshiwara. Y además, en este relato volvemos a disfrutar de esa narración tan bonita, tan delicada y tan poética de la autora. Al ser un relato más extenso, que los anteriores, he notado que la autora se centra mucho más en los detalles, y como siempre, con mucho mimo.

Esta autora ha sido todo un descubrimiento. He disfrutado mucho de su narración tan poética y tan bonita. También de sus historias y de como plasma las situaciones por las que pasaban las mujeres de la época. Como ya sabréis, no suelo disfrutar mucho de los finales abiertos pero poco a poco les he ido pillando el gusto. En este caso he ido cerrando yo misma las historias. Ha sido una lectura que he disfrutado mucho, de principio a fin, y que me deja con ganas de seguir leyendo a la autora.


📖  Traducción: Hiroko Hamada y Virginia Meza | 304 pag. | Satori Ediciones | 2017 | 4’5/5

📎 Os animo a que leáis la entrada, sobre la autora y sobre sus relatos disponibles en castellano, que escribió Marta Marne para El peso del aire.

Anuncios