El color púrpura | Alice Walker

“A los hombres ni los miro, la verdad. A las mujeres sí las miro, porque a ellas no les tengo miedo.”

“He tenido que pelear toda la vida, me dice. Pelear con mi papá, con mis hermanos, con mis primos y con mis tíos. Una chica no está segura con tantos hombres en la familia. Pero nunca pensé que tendría que pelear en mi propia casa. Quiero a Harpo, dice suspirando, bien lo sabe Dios. Pero antes que consentir que me pegue, lo mato.”

“Yo no sabía que fuera tan ignorante, Celie. Con mis conocimientos no se hubiera llenado ni un dedal. ¡Y pensar que Miss Beasley decía que yo era la chica más lista que ella había tenido en su clase! Pero una cosa le agradezco, y es el haberme enseñado a aprender por mí misma, leyendo y estudiando, y a escribir con letra clara. Y el haber mantenido vivo el deseo de saber.”

“Nadie se siente mejor por matar a alguien. Se siente algo, simplemente.”

“Si quieres mucho a una persona, acabas pareciéndote a ella. Ya habrás notado cómo se parecen algunos matrimonios ancianos.”

“La desconfianza es algo terrible. Y también lo es el daño que podemos causar al prójimo sin querer.”

“¡Son tantas las cosas que no comprendemos! ¡Y tanta la infelicidad que ello causa!”

“Todo es más agradable cuando tienes a tu lado a un ser querido con quien compartirlo.”

“Ahora procuro que mi corazón aprenda a no desear lo que no puede tener.”

“Yo he amado y he sido amado. Y bendigo a Dios por haberme dado suficientes luces para saber que al amor no hay quien lo pare, por más que algunos gruñan y protesten.”

“¿Quién te ha abierto los ojos?     Nadie. La experiencia. Más tarde o más temprano, todos acabamos por tenerla. Para eso, lo único que hay que hacer es ir viviendo.”

Anuncios