Etiquetas

vigan_cop_delphine_jouandeauDespués de animarme y hacer esta nueva sección con John Fante (entrada aquí), he decidido hacerlo con más autores, para rescatar opiniones perdidas en el blog antiguo y para hablaros más levemente de los libros que leí de cada autor. Hoy os hablaré de los tres libros que he leído de Delphine de Vigan.

Descubrí a Delphine de Vigan en el año 2013, en concreto en marzo. En ese momento leí Las horas subterráneas, novela que me dejó muy mal sabor de boca, la verdad.

Llegó el 2016, tres años después, y me animé a darle otra oportunidad a la autora. Primero me leí Nada se opone a la noche, una de mis mejores lecturas este año, y fue en el momento en el que la autora me conquistó. Y luego me he leído Días sin hambre, que no lo disfruté tanto pero que me gustó también mucho.

5042007177_09f75e4685

Las horas subterráneas fue una absoluta decepción, la verdad. En esta novela tenemos a dos protagonistas, Mathilde y Thibault. Los dos están atravesando un mal momento en sus vidas, tanto en el ámbito personal como en el laboral. Continuamente sus vidas se van cruzando, ¿en algún momento se encontrarán?

Esta novela va alternando los capítulos que se centran en Mathilde con los que se centran en Thibault. En mi caso he disfrutado bastante más de los que se centraban en Mathilde. En cambio con Thibault no conecté ya desde un principio. Recuerdo que es un libro que se me hizo eterno, que se me atragantó y que solo consiguió engancharme cuando iba a terminar, porque quería saber si se iban a conocer o se iban a encontrar realmente. Y el final también fue una pequeña decepción ya que me dejó bastante indiferente. No descarto en un futuro volver a darle otra oportunidad a este libro, puede que no fuera un buen momento o puede que realmente no es un libro para mi.

Delphine de vigan

Nada se opone a la noche | 369 pag | 2011  – Días sin hambre | 167 pag | 2001

Nada se opone a la noche es una de mis mejores lecturas de este año. En este libro la autora nos narra la historia de sus antepasados, de su madre y de ella misma. Está narrado en primera persona y alterna capítulos en los que cuenta la historia con capítulos en los que narra como está llevando la escritura. Tiene tres partes bien diferenciadas: al principio conocemos a la madre de la autora y su infancia y juventud; luego vamos viendo como crece y como es el nacimiento de nuestra autora y por último nos centramos en el crecimiento de la autora y como le ha afectado la vida de su madre.

Es un libro que me apasionó de principio a fin, es un libro que me emocionó y que me hizo ser una más de la familia tan numerosa de la que trata. Me cuesta muchísimo hablar de este libro pero recientemente lo he hecho en un vídeo de mi canal (aquí), id a verlo si queréis saber más sobre él.

Y por último he leído Días sin hambre, libro que complementa la lectura de Nada se opone a la noche. En este caso la autora lo publicó inicialmente bajo un seudónimo ya que contaba su propia historia con la anorexia.

Laure es una chica de diecinueve años que nos relata sus propia historia, su problema con la anorexia. En esta novela acompañamos a Laure en su recuperación. Pero se nota que ha sido lo primero que ha escrito la autora, es una novela más floja que la que leí anteriormente. Como ya se sabe, trata un tema muy duro y muy difícil para la autora, y se nota que pasó por ello. Me ha gustado como ha enfocado la autora la novela, no solamente conocemos las partes malas sino también las buenas. Aunque yo no conecté del todo con la protagonista y por eso no disfruté del todo de esta historia.

Anuncios