Etiquetas

Mujeres excelentes

Mujeres excelentes de Barbara Pym | 312 páginas | Gatopardo ediciones | 1952-2016

Mildred Lathbury es una mujer soltera que vive en Londres y ocupa su tiempo en diversas tareas en la parroquia, en tomar el té con las amigas, en obras de caridad y en satisfacer las necesidades de los demás. Es una mujer muy observadora e inteligente, pero también es tímida e insegura, en parte debido a su soltería, pues muchos querrían verla casada ya a sus treinta y pocos años.

Mildred es nuestra protagonista y nuestra narradora. La iremos conociendo a la vez que vamos conociendo a más personajes. Por un lado tenemos al vicario Julian Malory y su hermana Winifred. Por otro lado los nuevos vecinos de Mildred, el matrimonio Napier. Y una infinidad de personajes más. Hay muchos personajes, unos que te van a agradar y otros que no tanto, pero son todos personajes llamativos que te atraen por diferentes cualidades. No quiero ahondar en todos los personajes, pero para mi la más especial es Mildred, sin duda.

En este libro nos encontramos con mujeres excelentes y otras que no lo son. Para que os hagáis una idea, las mujeres excelentes son las mujeres que parece que no han hecho nada ‘importante’ en la vida. Esas mujeres excelentes ni están casadas ni tienen grandes trabajos pero son mujeres excelentes. Son mujeres que siempre están ahí, son mujeres que encuentran solución para todo, son mujeres prácticas. Pero como ya digo hay otro tipo de mujeres, como la esposa de Napier. Una antropóloga que realmente solamente sabe centrarse en lo suyo y nada más.
A esas mujeres excelentes siempre las encontraremos tomando una taza de té. Porque siempre hay té de por medio, y eso hace que te den ganas de hacerte una taza y compartirla con Mildred y el resto de personajes.

“- Los hombres deberían ser capaces de resolver sus propios asuntos -dije-. A fin de cuentas, a la mayoría no parece importarle hablar con franqueza y hacer infeliz a la gente.”

Esta historia está narrada en primera persona por nuestra protagonista, Mildred. Me ha gustado mucho como está narrado, de una manera muy cercana. Es como si estuviéramos tomando un té (si, hay té por todas partes) con Mildred y nos estuviera contando todo lo que le ha pasado a lo largo del año. O como si nos estuviera mandando en diferentes cartas todo lo que le ocurría a lo largo del año.

Puede pensarse que puede ser un poco aburrido leer la vida cotidiana de esta mujer, pues todo lo contrario. Si algo queda claro es que la vida de esta mujer no es nada aburrida ni monótona.
Esta mujer soltera tiene una vida plena sin la necesidad de un hombre a su lado. Acude a la iglesia, organiza mercadillos solidarios, invita a pasar una temporada a una amiga a su casa, acude a cenas con diferentes amigos… Su vida es muy interesante, y también es muy interesante su forma de ver las cosas. También quiero destacar el toque de humor que pone Mildred a cualquier situación.

Por último quiero destacar las descripciones, te transportan a las calles de Londres. Yo no he tenido la oportunidad de ir, pero cada día tengo más ganas. No solamente te transporta a las calles, también consigue que te imagines perfectamente el hogar de Mildred, el hogar de los Napier, la iglesia, los diferentes lugares en los que se desarrolla la historia.

Como única pega le pondría el final, no me ha convencido, me he quedado con ganas de saber más. Aunque no es un final cerrado del todo yo ya he hecho mis cavilaciones y ya he pensado en que pasaría después de ese punto final.

Muchas gracias a la editorial por el envío del ejemplar

Anuncios